Izquierda Anticapitalista ante la investidura de Rajoy

26 Dic

Declaración de Izquierda Anticapitalista

El nuevo presidente del gobierno habla de que su mandato será el de las “grandes reformas”, no para abordar la situación del corto plazo, sino pensando en “lo que necesitará España en los próximos 20 años”. Pues bien, lo que está en juego en esta legislatura son las conquistas sociales y democráticas conseguidas con sangre, sudor y lágrimas por varias generaciones. Si el gobierno anterior defendió sin titubeos los intereses del gran capital, el que preside Rajoy lo es del capital mismo (no en vano el flamante Ministro de Economía, Luis de Guindos, fue presidente de Lehman Brothers en España y Portugal en el momento del estallido financiero), y se propone salvar los grandes negocios y los intereses de las oligarquías aunque sea a costa de hundir a una parte creciente de la población en la miseria y la desesperación, siguiendo la estela de Grecia, Portugal o Irlanda.

El discurso de investidura de Rajoy y el nombramiento del nuevo Ejecutivo empiezan a dar pistas sobre las medidas de saqueo contra los y las trabajadoras que aplicará para rescatar a banqueros y especuladores y para seguir transfiriendo sumas millonarias a los brokers internacionales, quienes imponen su dictadura por doquier después de haber precipitado la crisis actual con sus actuaciones criminales.

Al igual que Esperanza Aguirre en la Comunidad de Madrid o Artur Mas en Catalunya, Rajoy se propone ahorrar 16.500 millones de euros recortando drásticamente salarios y empleos en la Administración, degradando brutalmente y privatizando los servicios públicos esenciales, subiendo los impuestos indirectos que más perjudican a los sectores populares (pero regalando nuevas exenciones fiscales y sociales a la patronal), suprimiendo ayudas y subvenciones, subiendo las tarifas eléctricas, operando una recentralización del Estado sin olvidar sus planes reaccionarios en el terreno de la familia y la sexualidad… Es decir, que el gobierno va a imponer a través del Estado un trasvase global de renta sin precedentes entre trabajo y capital y una pérdida brutal de poder adquisitivo de las clases populares y de un sector nada despreciable de las capas medias. Desde luego, no ha habido ni una palabra en el discurso de investidura de Rajoy sobre la persecución del fraude fiscal récord que registra el Estado español o sobre una fiscalidad más redistributiva, medidas que reducirían el déficit público y permitirían financiar mejor las políticas públicas.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: