Declaración de IA sobre la nacionalización de YPF

24 Abr

Una de las especificidades del capitalismo español es su carácter particularmente parasitario y rentista, principal explicación de la gravedad de la crisis en curso y de la incapacidad de la burguesía española de proponer otra salida que no pase por una transferencia brutal de renta de los trabajadores a los capitalistas y un empobrecimiento repentino y generalizado de las capas populares. Resulta un verdadero sarcasmo que los representantes más proclaros de estos intereses oligárquicos aleccionen a una juventud “sin futuro” sobre la necesidad de formar “emprendedores”… Las únicas multinacionales españolas relevantes son constructoras (ya sabemos cómo las gastan y quién paga los platos rotos… y que además son el lobby de las infraestructuras faraónicas e inútiles) bancos (BBVA, Santander…) o antiguas empresas públicas privatizadas fraudulentamente a lo largo de los años ochenta y noventa (REPSOL, Telefónica, Iberia, ENDESA…). Es más, el estilo particularmente corruptor del capitalismo hispánico conectó muy bien con las élites latinoamericanas que saquearon las empresas públicas de sus respectivos países para hacer frente a los intereses de su deuda externa. El neoimperialismo español fue esa conjunción de privatización aquí y de saqueo de recursos allí. Las oligarquías latinoamericanas no tuvieron reparo en imponer las políticas de ajuste neoliberal dictadas por el FMI y el Banco Mundial para satisfacer esa brutal transferencia de riqueza a la mafia financiera internacional que supone la deuda externa… Situación que, a la vista de los presupuestos generales del Estado y de los últimos recortes del PP, nos empieza a resultar familiar aquí.

Saqueo neoliberal, desmantelamiento de los servicios públicos, paro y exclusión social, corrupción generalizada… han conducido a revueltas y explosiones sociales, cuando no a situaciones prerevolucionarias o abiertamente revolucionarias en América Latina (Caracazo en 1989, levantamiento indígena ecuatoriano de 1997, levantamientos en Bolivia de 2000 y 2003, Argentinazo en 2001, levantamiento indígena y estudiantil chileno). Si bien se caracterizaron por una dramática debilidad de la izquierda anticapitalista organizada en su seno, estas explosiones al menos han puesto las bases, en algunos países, para nuevos gobiernos nacionalistas de izquierda o de ruptura parcial con el imperialismo y el neoliberalismo, así como para lanzar el debate sobre el socialismo del siglo XXI. Actualmente, en el contexto de la crisis mundial, los ajustes más brutales se están dando en el Sur de la Unión Europea (Grecia, Portugal, Italia, Estado español). Ahora el mecanismo infernal de la deuda externa, contraída fundamentalmente por bancos y empresas privadas y transferida a las cuentas públicas por los respectivos gobiernos por la vía de los rescates y las subvenciones, es el gran pretexto de la oligarquía de aquí para desmantelar la educación y la sanidad, para encarecer los servicios públicos básicos y para privatizar las pocas empresas públicas que quedan (aeropuertos, ferrocarriles, correos…). Quizás los levantamientos populares latinoamericanos de las últimas décadas nos den una idea de la radicalidad y la extensión que deben alcanzar las resistencias en Europa para detener la ofensiva capitalista en curso y alterar duraderamente la correlación de fuerzas sociales.

Por todo ello, desde Izquierda Anticapitalista nos parece lamentable que partidos como el PSOE y sindicatos como CCOO y UGT apoyen al gobierno del PP en su denuncia de la nacionalización de YPF por la República Argentina, una denuncia que se apoya además en una campaña casi monolítica de los principales medios de comunicación. Por mucho que esta nacionalización se haya decidido en buena medida para favorecer a grupos capitalistas locales, es necesaria y positiva, y permite abrir un debate público aquí sobre cómo detener la privatización del patrimonio público y los bienes comunes, empezando por el agua (de aquí buena parte del nerviosismo de tantos políticos y empresarios). Es perfectamente legítimo que el gobierno argentino recurra a un acto de soberanía para recuperar el control sobre sus propios recursos naturales. Es más, los y las anticapitalistas defendemos que es fundamental recurrir a un control público de los sectores estratégicos de la economía para iniciar una transición ecosocialista y vislumbrar una salida a la crisis de civilización que estamos atravesando. Es imposible quebrar la dictadura de los grupos financieros y el chantaje de “los mercados” sin expropiar el sistema bancario y crear un servicio público del crédito controlado democráticamente por la ciudadanía (es decir, por trabajadores y usuarios). Lo mismo es aplicable al sector energético, dado que la crisis económica y el caos climático constituyen dos caras de la misma moneda: es imposible acabar con la especulación sobre los hidrocarburos, combatir los abusos y la desinversión de las eléctricas, cerrar las nucleares, operar la transición a energías alternativas … sin nacionalizar bajo control democrático todo el sector energético en cada país.

¿Acaso las izquierdas y los movimientos populares del Estado español necesitan un “argentinazo” a la española para entender que su primer deber es denunciar los atropellos de los propios capitalistas y no plegarse ante campañas nacionalistas contra medidas insuficientes, pero totalmente legítimas y necesarias, adoptadas en otras latitudes? ¿Cómo es posible luchar contra los recortes sociales y la dictadura financiera defendiendo los intereses especulativos de “La Caixa”, el BBVA y otros “mercados” en América Latina? ¿Cómo vamos a oponernos a los dictados ultraliberales de Merkel, el Banco Central Europeo y la Comisión Europea si nos añadimos a esa jauría, que denuncia la “arbitrariedad” de una nacionalización mientras alienta la liquidación de los derechos sociales elementales de los pueblos de Europa? ¿Cómo es posible oponerse a la criminal política económica y social del gobierno Rajoy apoyando su política exterior imperialista?

Desde Izquierda Anticapitalista denunciamos las campañas patrioteras como la que se está orquestando contra Argentina y creemos que no hay salida a la crisis actual que no se base en la solidaridad entre los pueblos en su lucha por supeditar los intereses económicos y financieros a la satisfacción de las necesidades de la mayoría de la población y a la estabilización del clima.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: